¿alguna vez ha sentido como sus sentimientos eran heridos de una forma muy profunda?¿siente una gran tristeza cuando ve anuncios de ayuda de ONGs que luchan contra la enfermedad, la pobreza o crueldad animal?¿se emociona especialmente al escuchar música o contemplar una obra de arte?. Si contestó afirmativamente puede que sea usted una PAS, una persona altamente sensible.

En los años 90, la alta sensibilidad fue nombrada por primera vez por Elaine Aron , doctora en psicología clínica e investigadora americana. Durante sus investigaciones concluyó que existía un 20% de la población que tenía un sistema neurosensorial más desarrollado. Dividiéndose a partes iguales entre hombres y mujeres.

Según la doctora Elaine Aron, principal investigadora del rasgo, la alta sensibilidad tiene un fuerte componente hereditario y por tanto genético. Esta aguda sensibilidad también ha sido observada en animales.

Existen 4 características importantes a la hora de determinar si una persona puede ser considerada como PAS (persona altamente sensible).

Profundidad de procesamiento, que es la clave de toda la condición. La tendencia de dar vueltas a las mismas ideas, rumiación excesiva.

La sobre estimulación, que se produce por el exceso de información registrada. Este exceso puede llevar a la saturación y el consiguiente estrés.

La reactividad emocional y la empatía. La investigación muestra que las PAS suelen tener una emocionalidad más intensa y duradera.

Sensibilidad ante los estímulos externos. Las PAS suelen ser muy sensibles a los olores, los ruidos y la luz. También se incluyen las reacciones del tacto o la piel a ciertos tejidos.

Realmente la condición PAS va más allá de limitarse a ser un tipo de personalidad, como ser tímido o extrovertido. Las PAS poseen un sistema neurosensorial más desarrollado lo que les lleva a vivencias sensoriales y emocionales más intensas, por lo tanto es algo que tiene lugar en el plano físico-sensorial y emocional, más allá del carácter.

Hay que señalar un error común sobre la alta sensibilidad que es identificarla con la introversión y la timidez. Las cientos de entrevistas e investigaciones de Elaine Aron dieron como resultado que alrededor del 30% de las PAS son personas extrovertidas.

Además de las 4 características principales ya nombradas existe un test desarrollado por la propia Elaine Aron donde tener una mayor aproximación al rasgo. Igualmente la escritora y coach Karina Zegers añade en su primer libro más variables a este test que permiten tener aún más información sobre qué aspectos de la alta sensibilidad tenemos más presente.

Finalmente concluir que la alta sensibilidad es una rasgo neutro, sin embargo conlleva ciertas dificultades y muchas otras ventajas. Manejar la alta sensibilidad de manera equilibrada es el reto de todo PAS, ya que sólo de esta manera la alta sensibilidad se convierte en ese Don que supone ser altamente sensible.

 

Pablo Villagrán, Coach profesional aPASe

 

Imagen cortesía de Gaëlle Boissonnard