La alta sensibilidad es un rasgo genético, puede saltarse alguna generación pero lo habitual es que un niño PAS sea hijo de un papá o mamá PAS. Esto suele dejar un poco desorientados a padres y madres. Para ellos es este artículo.

Es habitual para mí que muchos padres acudan a mi porque creen que su hijo es PAS y buscan ayuda profesional. Por un lado entiendo que les preocupe algo que para ellos es desconocido y busquen en un profesional los conocimientos sobre un tema que desconocen y de alguna manera les preocupa. Sin embargo, a veces siento en sus rostros más preocupación que satisfacción por el Don de su hijo.

Desde luego que entiendo que tener un niño PAS es un gran desafío y requiere de ciertos conocimientos para poderles acompañar de la mejor manera posible, pero no olvidemos el gran regalo que nos ha dado la vida con su presencia. Estoy de acuerdo en preocuparse para luego ocuparse. Me encanta este proceso que sin duda ayudará al pequeño a llevar de manera más sana su rasgo.

Además, suele ser habitual considerar que si bien un 15% de las personas son PAS, en el caso de los niños llegamos a pensar que esos porcentajes son diferentes.

Otra cuestión importante es dejar claro que un niño/a PAS no tiene porqué tener ningún trastorno, desorden, síndrome, etc. Ser PAS no es ningún trastorno, no requiere de psiquiatras, psicólogo o terapeutas. Lo que si puedes hacer por tu hijo PAS es aprender sobre el rasgo, como le afecta y como le puedes ayudar a llevar una vida en armonía con su naturaleza.

Si además de las características PAS, tu hijo tiene otras dificultades o síntomas te recomiendo que acudas a un médico o especialista que te ayude a descartar o a identificar el problema y a trabajarlo. No me gustaría que identificar a tu hijo con la alta sensibilidad ocultase otro problema más importante.

Aquí trataré de explicar la alta sensibilidad en los pequeños y cuáles son las características más habituales.

Un niño/a PAS seguramente empezó a dar muestras de su singularidad incluso en el propio embarazo, luego en la etapa de bebé y sobre todo se hace aún más evidente cuando empieza a socializarse y a desarrollar el lenguaje.

Un pequeño PAS es una personita diferente, sin duda,  y este es uno de los trabajos a los que los padres y madres deben acostumbrarse. Diferente, singular, especial, y desde luego un desafío para el cuidado y educación de sus padres.

  • Debo resaltar que es clave para un desarrollo sano de nuestro hijo/a y sobre todo para evitar la baja autoestima (característica muy común en adultos PAS) aceptar la sensibilidad de nuestro pequeño. Validar sus emociones y acercarle a la educación emocional.
  • La otra cuestión clave es ayudarle a gestionar el estrés. Facilitar que no sea expuesto a situaciones constantes que lo produzcan. Si conoces que situaciones pueden causar estrés a un niño PAS, ya tienes mucho adelantado.
“Sea lo que sea en lo que te conviertas, no me decepcionarás ; no tengo preconcepciones.
No deseo predecir en lo que te convertirás, sólo deseo descubrirte. No me decepcionarás “.

Mary Haskell

Además del test para niños PAS desarrollado por Elaine Aron, hay 4 características que nos ayudará a identificar un niño PAS.

  1. Sensibilidad sensorial: Molestias a los tejidos, frío/calor, ruidos, olores, luces, hambre.
  2. Emocionalidad: Vive las emociones intensamente. Empatía, valor por la naturaleza, animales.
  3. Despierto intelectualmente: Plantea preguntas o cuestiones maduras o diferentes.
  4. Saturación: Necesita desconectar o descansar. Quizás se aparte para recuperar su equilibrio.

Estas son algunas pistas que te ayudarán a identificar la alta sensibilidad de tu hijo/a.

El niño PAS es diferente y generalmente percibe y se da cuenta de cambios físicos o emocionales en su entorno. Es capaz de crear historias y juegos con fantasía y creatividad, escribir, pintar o expresar su mundo a través de cualquier otra manifestación artística.

Ahora que sabes todo esto, te queda mucho trabajo por delante si tienes un niño PAS, pero recuerda que gran parte del camino que recorrerás junto a tu hijo será tu propio camino.

En otro post escribiré más detalladamente sobre los consejos para padres y madres de pequeños PAS.

Gracias y disfruta del camino.

 

Pablo Villagrán, Terapeuta Coach para PAS

 

 

Imagen cortesía de Gaëlle Boissonnard